Se produjo un error en este gadget.

abril 26, 2006

CRÓNICAS


Sebastián Cordero. 2006

Desarrollada en la ciudad de Babahoyo, Ecuador. Vinicio, un hombre que por una distracción, se ve involucrado en un linchamiento del cual es protagonista. La agonía crece al mismo tiempo que la esperanza decae. Manolo, un reportero de historias sensacionalistas, por un segundo le brota la conciencia y logra ayudar a Vinicio. Posteriormente encarcelado, Vinicio logra establecer contacto con Manolo, al cual ruega ayuda para sacarle de prisión, a cambio de proporcionarle información valiosa acerca del “monstruo”, asesino serial que siembra el pánico en la ciudad. El reportero movido siempre en pro de la noticia cree poder resolver el caso del asesino y garantizarse un mayor protagonismo en la televisora.

La cinta enfatiza el problema mediático, donde impera el raiting y el afán de ser el primero en dar la nota, sin importar las verdades a medias, las fuentes o la escasa investigación. Esto genera consecuencias graves, como soltar una noticia que no es verdad, que genera una impresión errónea en los espectadores, y que al tiempo, el medio de difusión se da cuenta que cometió un error y prefiere seguir e incluso hacer mas grande la mentira, que reconocer la equivocación, pues claro, solo denotaría la falta de profesionalismo con que se hizo la primera nota y perdería credibilidad y por lo tanto rating.

Manolo Bonilla es un reportero estrella de un noticiero sensacionalista en Miami, quien no se percata que su “instinto periodístico” ayudado por Vinicio lo llevará a un encrucijada que cuestiona la humanidad y le dejará la interrogante para responderse si vale la pena el trabajo. Manolo, interpretado por John Leguizamo, que a pesar de ser colombiano de nacimiento, se le nota titubeante en los diálogos, hasta el margen de caer en la falsedad. Ciertamente son pocas las ocasiones, pero suficientes como para demeritar el papel protagónico.

Damián Alcázar, quien ha demostrado su calidad actoral en cintas anteriores, no nos decepciona con este trabajo, donde interpreta a Vinicio, un Padre de familia amoroso, ejemplo de su vecindario, pero que esconde información que puede ser un arma de dos filos, lo puede sacar de prisión o perpetuarlo en el mejor de los casos. Sus expresiones, el acento, esa risa sarcástica que tiene aunado a la capacidad de adentrarse en el personaje, avalan la calidad de la película.

En general, la cinta presenta una temática bastante utilizada pero inteligentemente armada, apoyada en las actuaciones sobresalientes y la ambientación extraordinaria. En ocasiones el relleno sale a flote, que a mi parecer no le hacia falta. La historia no se cierra, no tiene como algunos llaman “final feliz”, pero no por ello demerita la calidad, al contrario, al exponer la realidad tal cual y sin tapujos deja de lado la complacencia y agarra la calidad, en vez de la cantidad.

RECOMENDABLE.

2 comentarios:

Paco dijo...

Mi buen Fred! A que le llamas "relleno" en la pelicula?

Sin duda lo mas sobresaliente es la actuacion de Damian. Creo que la "falsedad" en la actuacion de Leguziamo es propia del personaje. Un tipo con poca etica "gringo" que lo unico que le importa es el rating.

Creo que falto añadir algo a tu comentario, que a mi se me hace como que el "meollo" de la pelicula. Y me refiero a esta lucha intelectual entre el reportero y el mounstro en donde solo uno de los dos saldra victorioso y el otro será el "utilizado".

En fin una pelicula muy recomendable, aunque por momentos la trama se estanca mucho en esta confusión que surge en los reporteros entre decir la verdad o irse por la noticia sensacionalista.

un saludo!

Alfredo Peraza dijo...

basicamente al lio amoroso entre manolo y su compañera, que me parece se lo pudieron haber ahorrado.

gracias por el comentario